was successfully added to your cart.

ENTREVISTA CON FURILLO

Furillo nunca decepciona. Ni en vivo ni en papel. El descojone salvaje lindando con la reflexión metafísica. En esta entrevista vuelve a dar prueba de ello: pensamientos aristotélicos rebozados en mierda.

Furillo acaba de publicar Tiki Topless (Autsaider Cómics), un cuquísimo tebeo impreso en tinta marrón (¡cómo no!) y encuadernado a mano con un cosido visto que haría las delicias de cualquier bibliófilo. Aspectos formales aparte, el Tiki Topless es el garito de estriptís de ambiente hawaiano en el que transcurre la vida de sus exóticas bailarinas y su rijosa clientela, contrapunto las unas de los otros. Ellas, aguerridas amazonas que no se amedrentan por nada, con un desparpajo del que carece su acomplejado público, parroquianos de esa misa erótico-tropical en la que las aves del paraíso son diosas inalcanzables. Cocktails y sensualidad sirven de sustrato para este análisis de la decadente sociedad en la que vivimos, donde la soledad y el vacío llevan a los náufragos a agarrarse a estos tablones con cubrepezones y tangas minúsculos, danzando como las cíngaras del desierto.


ENTREVISTA CON

FURILLO


Oye Furillo, ¿por dónde cae el Tiki Top-Less? ¿Cuánto cobran la entrada? ¿Existe la posibilidad de tener reservado? Y la pregunta más relevante: ¿A qué huele ese local?

El Tiki Top-less está en Zaragoza, en la calle Islas Canarias sin número. Lo pone en sus posavasos y, ¿cuándo ha mentido un posavasos? Otra cosa es que no encuentres la calle, pero está allí, te lo digo yo. La entrada es gratuita, claro. Luego te dan el estacazo en los cócteles, que son una birria por otro lado. Es que la hostelería en Zaragoza es criminal. Ni reservado ni gaitas, el tiki solo tiene un escenario, un único altar, aquí no hay capillitas. El tiki huele a ambientador agotado, a galleta húmeda. Huele a pernera acartonada. A perfume barato con unos toques de lejía. En el fondo huele a humanidad. Desde que al lumbrera de turno se le ocurrió prohibir fumar en los bares se ha eliminado el efecto botafuméirico que el humo de los cigarrillos ejercía en toda reunión humana desarrollada en pequeños recintos. Ese olor a tabaco, desagradable también en ocasiones no lo negaré, no dejaba de ser un moderno incienso purificador. Porque, por otro lado, ¿acaso no apesta el puto incienso?

¿Cuál fue el germen que te llevó a mezclar ese cóctel de referencias pop como son las máscaras tikis, los bugas a-la-Eddie Roth y las pin-ups de apéndices desproporcionados para luego ser servido a parroquianos adalides de la españolidad más cochambrosa?

Me gustan todas esas cosillas, las máscaras en general, los coches locos y las titis desproporcionadas. Son cosas divertidas de dibujar. Y como me suele ocurrir con todo lo que hago pues acaba rebozado invariablemente en cualquier tipo de secreción o excremento. Me hace gracia la idea de que la mayoría de los parroquianos sean gente a la que se la suda el rollo exótico, y que solo van ahí a tocar la zambomba, porque son unos marranos. Se sumergen en un falso exotismo evasor del que ni siquiera son conscientes, sumergiéndose así más, en el fondo, en sus infiernos personales de autoestimulación.

Imagino que para la creación de esta obra cumbre has tenido que documentarte usando ese mecanismo bautizado por la modernez como “periodismo inmersivo” ¿Visitaste alguna coctelería o whiskería? ¿Cómo fue esa experiencia?

Como todo varón, las he visitado alguna vez en mi mocedad, impulsado por el afán investigador y la curiosidad propia de la edad del pavo. El personal de estos antros conforma un catálogo que no deja de ser oro puro para alguien con un mínimo de sensibilidad. Las zarzuelas que se desarrollan destiladas por la mezcla de sensualidad de opereta, alcohol e incompetencia social brillan como gemas de comicidad en un escenario que no deja de estar abrumado por un denso ambiente de pesadumbre.Hace muchos años que no visito ninguno, pero puedo imaginar que no ha cambiado nada. Seguirán pinchando a Los Chichos. Probablemente ya los pinchaban en tiempos del emperador Adriano. Todo sigue igual desde entonces. En cualquier caso yo haría una distinción entre coctelería y whiskería. Yo creo que una coctelería es una cosa fina donde va gente guapa a tomar tragos elaborados por los que te sacuden un estacazo, y donde entiendo que no hay putas en nómina. La Whiskería es un sitio en el que la gente por lo general se pide una cerveza, que es lo mínimo y se la cobran cara, claro, porque va por las señoras que trabajan allí. Al menos esa es mi concepción, como hombre del siglo XX. Igual ha cambiado y no me he enterado, que también puede ser. Ahora es todo distinto. Ya no se puede fumar en los bares. La gente tiene nombres raros.

En cuanto al Tiki Top-less, es un local de estriptís. Las señoras solo bailan. Aquí solo hay arte. Arte y buen gusto.

La gerencia de este antro es llevada a cabo por un venerable viejo con tupé, también conocido como “El hombre que inventó el rocanrol” ¿Qué hay de cierto en ello? ¿De verdad que inventó el rocanrol? Si es así  ¿Cómo es que ha terminado sus días dirigiendo este club de mala muerte? ¿Alguna vez recopilarás todas sus aventuras en un formato similar a este?

El hombre que inventó el Rock and Roll es efectivamente el hombre que lo inventó. Un tipo de Teruel cuyo nombre, debido a una serie de rocambolescas desgracias, malos entendidos, injusticias y por qué no decirlo, conspiraciones, ha sido olvidado, otorgando la fama y laureles de su “gesta” a otros, siendo ninguneado y arrastrado por el fango del menosprecio. Es el paradigma del “genio” español. Ahí están Peral, De la Cierva, De la Quadra Salcedo, y otros grandes que en el mundo han sido, que han traído ingenios y avances sin parangón y que en la escena internacional no pintan una mierda. Todo debido a alguna especie de secular contubernio internacional. De la misma manera que como dice un amigo mío, “allá a dónde vas siempre hay alguien de Andorra”, sospecho que la mayoría de los avances tecnológicos e intelectuales de la humanidad han sido generados por compatriotas nuestros que, bien por maniobras orquestadas por nuestros enemigos internacionales históricos o por nuestras propias tensiones internas, que desde nuestro propio origen nos encaminan hacia la autodestrucción, han acabado siendo borrados de la memoria universal, diluidos en la bruma del olvido. A poco que uno escarba se da cuenta de todo esto. Ahí están los genios creadores del chupachups, el futbolín o la fregona. Se apresuran a decir que Colón era genovés, ávidos de restar lumbre a la llama que emana del ingenio hispánico, cuando lo más probable es que también fuera de Teruel. Ahora es ya prácticamente imposible convencer a nadie de que los norteamericanos no fueron los primeros en llegar a la luna, solo unos cuantos conocemos la verdad. La historia del hombre que inventó el Rock and Roll constituirá un nuevo clímax en el análisis de la psique ibérica, y en nuestra capacidad para generar oro de la pura decadencia.

Una de las cosas que más llama la atención del tebeico es su encuadernación. Una cuerdecita que atraviesa 5 orificios anexos al lomo sustituye a las inanes grapas y al pobre encolado de toda la vida dando un toque de genuinidad y savoir favor nunca visto antes en un tebeo. ¿Por qué esta decisión? ¿Cómo fue este proceso de en-cuerda-nación?

Lo de la cuerdica fue idea del editor. Solo un tipo con su nivel de excelencia, con su conocimiento de los materiales nobles y del público se atrevería a una edición tan arriesgada, pero a la vez tan espiritualmente cercana al contenido como esta, despreciando la ganancia bruta en beneficio del producto. Un ejemplo de respeto hacia el lector. Aprovecho para mandar un saludo y rendir homenaje desde aquí a la media docena de inmigrantes tagalos que, hacinados en una húmeda bodega de algún lugar perdido de la Isla de Mallorca, cosieron estos legajos en condiciones insalubres, en jornadas maratonianas de catorce y dieciséis horas al día, por un mísero cuenco de arroz y, eso sí, la satisfacción de haber generado un producto de extraordinaria qualité.

Furillo


¿Cuál es el repertorio del hilo musical que acompaña a las pizpiretas starlettes mientras exhiben sus atributos bizarrescos a los clientes del local?

Suele sonar sucio y grasiento rock and roll, también la musiqueta esa de estriptís con los saxofones ahí haciendo como de borrachos… pero sale todo de una casette que grabó hace años el hombre que inventó el rock and roll, para no tener que estar pinchando discos y tal. Así que suena casi siempre lo mismo. Cuando se acaba una cara le dan la vuelta y así. 90 minutos.

¿Alguna vez visitó alguna celebridad o miembro de las altas esferas de la política el Tiki Topless? ¿Dejó propina?

No me consta que ninguno lo hiciera, pero tampoco sería extraño. Quizá algún rascabandurrias famosete, pasado de juerga, acabó por allí, pero te puedo asegurar que ninguno de los parroquianos lo conocería. Viven al margen del famoseo. No conocen a nadie. En cuanto al personal de las altas esferas políticas pues… bueno, ese tipo de gente tiene gustos peculiares. La mayoría son seres deformados por años de prácticas viciosas y el desarrollo de una actividad, en el fondo, poco edificante, en la que, en general, la falta de higiene es mayor que en el propio Tiki topless. Pero de haber entrado por allí algún concejal, o algún diputado, tampoco se habrían enterado.Dios no lo quiera pero no puedo reprimir mi curiosidad morbosa: ¿Ha fallecido algún cliente mientras contemplaba algún show? ¿Contará el local con equipo desfibrilador y botiquín adecuado, no?

Algún fallecido ha debido haber, a tenor de lo que cuenta el tebeo. De vez en cuando hay alguna pelea, y si se va de madre pues… algún esguince de pene, tendinitis, algún dislocamiento de mandíbula por tetazo también se ha dado. En general cosas normales. Lo más parecido a un desfibrilador que hay en el local es Chalada girl. Si cuando se pone a menear las tetas no se te acelera el pulso es que estás muerto. Y si estás muerto ya, ¿para qué queremos el desfibrilador?

Como aficionado al misterio qué eres ¿Por qué crees qué que el perfil de los moais recuerda tanto al de Miguel Indurain?

No cabe duda de que cuando esculpieron el primer moai tuvieron que tener por fuerza que fijarse en un modelo, o al menos en el recuerdo de un modelo. El moai no deja de ser la esquematización de un semblante humano, o mejor dicho, humanoide. Se sostiene que representan antepasados. A mí no me cabe duda de que es así, ahora bien, desconozco cuál es el origen de estos antepasados, ¿Terrestre?, ¿Alienígena?, tanto da, de ellos venimos, y por fuerza en nuestra sangre portamos su genética, y de la misma manera que se atisba en el semblante atolondrado de Froilán, el retraso genético de Doña Elena, propio de su estirpe, así mismo no es extraño que en el rostro de cualquiera de nosotros, pues la mezcla de razas es ya un hecho consumado, aparezcan los rasgos de aquellos que un día inspiraron a los maestros Rapa nui. Ahí está Albiol, también, por ejemplo. Un poco el Girautas….

Honolulu baby, Manila Girl, Lola Las Vegas, Chalada Girl… ¿Si te tuvieras que quedar con sólo una vedette de la plantilla Tiki Topless cuál sería? ¿por qué?

Sin duda Chalada Girl. Por su contundencia mórbida, por su exceso que, a pesar de todo, mantiene intacta su sensualidad y sobre todo por su pericia dando tetazos y por que está como un cencerro.


En la anterior entrevista en Chopper Monster comentabas con modestía acerca de tus tímidas incursiones en el terreno músical de la mano de tu combo “Los Bingueros”…el otro día sonó en el Sotano de radio 3 una canción de ese grupo ¿Qué será lo próximo? ¿Sacar un disco de duetos con Juanito Wau?

Lo de que pincharan a los Bingueros en el Sótano fue la hostia (Escuchar aquí el programa)  Sin duda fue el clímax de mi carrera musical. No puedo aspirar a más. The Bingueros tocó techo ese día. ¿Qué será lo próximo?, ¿quién sabe?, si con nuestra incompetencia musical, sin haber dado nunca un concierto, han pinchado nuestra única grabación editada en el mejor programa de la radio española, ¿acaso podemos ponernos algún límite?, ¿Un disco de duetos con Juanito Wau? ¿por qué no?, claro que sí, de jotas de picadillo, yo puedo hacer de Felisa Galé y él de José Oto, o viceversa vamos.

THE BINGUEROS

Clausuras el tebeo con una batalla épica entre el equipo de rr.hh. del Tiki Topless contra la banda “Los Vagos Motorizados” demostrando unas dotes para plasmar peleas que ya las quisiera para sí el colectivo Femen. ¿Si se te ofreciera ilustrar algún libro feminista tipo “Teoría King Kong” de Despentes o “El Manifiesto SCUM” de Valerie Solanas como lo abordarías?

Supongo que me tendría que leer el libro en cuestión antes de abordar la materia. Tendría que hacer un esfuerzo importante. Leo pocas cosas que no lleven dibujos. Los libros en general me decepcionan. Soy más de leer dominicales. Es un poco como la fruta. Es muy bonita y dices, venga, que esto es sano, y te la empiezas a comer y resulta que sabe a medicinas. Hay buenos libros, pero no son fáciles de encontrar. Están perdidos entre las montañas de libros que se editan todos los años, acumulando un volumen espantoso de material que te deja KO. Los nazis del pasado quemaban los libros que no les gustaban. Quizá los nazis del presente se dediquen a editar libros que aunque no les gusten, en el fondo sirvan para generar el mismo efecto. El vacío. La abundancia genera escasez. Pero volviendo a la pregunta, supongo que lo abordaría como todo lo que hago. Intentaría buscar imágenes evocadoras y divertidas de ver y de dibujar. Seguro que les iban a gustar. Y si no… ¿Para qué coño me lo ofrecen?

Muchas gracias, Furillo, por tu tiempo, como en la anterior entrevista ya me dibujaste tu bicicleta chopper ideal ahora te voy a pedir que dibujes, si puedes, tu barra de chopped ideal.

Ha sido un placer, coleguis.

 

 

Agradecimiento a Camilo Bingueros por facilitar suculento documento gráfico de cuando Furillo tocaba en The Bingueros

Leave a Reply