was successfully added to your cart.

NADIE DIJO QUE EL ROCK AND ROLL FUESE FÁCIL. TAMPOCO QUE TE IBAN A ASESINAR

By Noviembre 27, 2017 MUSICA No Comments

Nadie dijo que el Rock and roll fuese fácil 

Esta expresión ya es un dicho popular entre músicos de toda índole. Una expresión que en cierto modo, a día de hoy, se toma medio en broma para sopesar la imposibilidad de prosperar como músico o como banda en un contexto difícil. Simplificando, es una forma de aceptar que del rock and roll ya no se vive.

Hubo sin embargo un tiempo en la que la música negra, el blues, el rhythm and blues, el soul, el funk y el rock and roll, dio de comer a una exorbitante horda de músicos, y donde algunos de ellos despuntaron como verdaderas estrellas del firmamento. Una época en la que era posible vivir de ello e incluso hacer fortuna, aunque no fuese fácil. 

Pero lo que nadie pensó nunca es que también era posible que te asesinaran.

LOS ASESINATOS MÁS CRUELES DEL BLUES

PARTE 1


MARVIN GAYE

Asesinado el 1 de abril de 1984 en Los Ángeles, California


Marvin Gaye, El Sinatra Negro, fue asesinado a tiros por su padre tras una dura discusión. Recibió varios balazos en el pecho en mitad de una bronca familiar en el domicilio del progenitor.

Al parecer la relación padre hijo estaba marcada por la mala vida del músico, inmerso en un mundo de excesos de todo tipo que remataba con la envidia que el padre le tenía debido a su éxito como cantante. El arma que mató a Marvin Gaye había sido un regalo de navidad que éste le hizo a su padre. Era el fin de uno de los músicos más afamados de EEUU y de una relación insoportable.


SAM COOKE

Asesinado el 11 de diciembre de 1964 en el Hacienda Motel, Los Ángeles


Sam Cooke

Asesinado. Pero, ¿quién mató a Sam Cooke?

La historia oficial que reconoció la policía dice que Sam Cooke fue asesinado por la asistenta de la limpieza, quien disparó contra él en defensa propia. Al parecer el cantante y su pareja estaban discutiendo en la habitación del hotel cuando en una desafortunada aparición la asistenta los descubrió. Sam Cooke se dirigió a ella de forma amenazante y en medio del pánico ésta le disparó con una arma.

Años después Etta James, una de las cantantes de soul más afamadas de la historia de la música, pudo abrir su tumba y comprobar que el cuerpo de Sam Cooke mostraba signos de violencia física, de haber sufrido una paliza brutal.

A día de hoy, frente a la versión oficial con la que se cerró el caso, todo apunta a que el asesinato de Sam Cooke fuera obra de la mafia de la industria musical, quien no aceptó la decisión de que el cantante se hiciese cargo él mismo de sus propios negocios.

El asesinato de Sam Cooke se pronunciaba como la antítesis de su super éxito Wanderfull World.


SONNY BOY WILLIAMSON I

Asesinado el 1 de junio de 1948 en Chicago, Ilinois


John Lee Williamson. Sonny Boy Williamson I

Sonny Boy Williamson volvía a casa borracho de lo que posiblemente fuese una noche más de blues, alcohol y mujerío cuando un hombre le atravesó la cabeza con un punzón de picar hielo en un ataque de celos.

La fama sopesaba sobre la persona de Sonny Williamson, quien era conocido por sus interminables noches de juerga y su afición a las mujeres. Una afición que acabó con una de las leyendas de los pioneros del blues del siglo XX.


ROBERT JOHNSON

Asesinado el 16 de agosto de 1938 en Greenwood, Misisipi


Robert Johnson

Se desconoce la verdadera causa de su muerte, pero la versión más extendida es que murió envenenado. “El músico Sonny Boy Williansom, que tocaba con él aquellos días, explicó que alguien puso estricnina en el whisky de Johnson por un lío de faldas”, El País.

El mundo veía cómo el bluesman que había pactado con el diablo para tocar la guitarra dejaba la tierra de los vivos para siempre. Se desconoce dónde está exactamente enterrado entre 3 tumbas y el relato callejero que sostiene que su cuerpo descansa bajo tierra al lado de un árbol. En su canción Yo y el diablo, Robert Johnson cantaba : “Enterrad mi cuerpo junto a la carretera, para que mi viejo y malvado espíritu pueda subirse a un autobús de la Greyhand y viajar“.


RUDY TOOMBS

Asesinado el 28 de noviembre de 1962 en Harlem, Nueva York


Rudy Toombs

Rudy Toombs

Se enfrentó a unos ladrones que acabaron a golpes con su vida en el pasillo de su casa en un asalto fallido.

El compositor y letrista prolífico que llevó al número 1 a Ruth Brown con la canción Teardrops from My Eyes, y que arregló y escribió decenas de canciones para Atlantics terminaba así sus días. La eterna sonrisa y entusiasmo de Rudy Toombs no feuron suficientes para esquivar a la muerte.


LEE MORGAN

Asesinado el 19 de febrero de 1972 en Manhattan, Nueva York


Lee Morgan

Fue abatido a tiros por su mujer mientras actuaba por la noche en el club Slug´s Saloon de Manhattan. El adulterio pagano y reiterado que Lee Moorgan mantuvo durante prácticamente toda su relación entre continuas recaídas en la droga y el alcohol con su pareja oficial desencadenó un final trágico cuando aun no tenía los 34 años.

Una muerte de escándalo que acababa con él encima de un escenario. Un final trágico propio de novela negra.


KING CURTIS

Asesinado el 13 de agosto de 1971 en Manhattan, Nueva York


King Curtis

King Curtis murió asesinado por uno yonquis toxicómanos multidisciplinares adictos al crack.

Mientras arreglaba su casa observó que estos habían ocupado su portal para pasar su rato de dosis. Al intentar echarlos se vio involucrado en una reyerta con puñales en la que, aunque consiguió devolverle una puñalada a uno de ellos, resultaba gravemente herido de muerte al recibir numerosos navajazos. Una hora más tarde moría en hospital.

A su funeral asistieron sus amigos más allegados, como Aretha Franklin, Brook Benton, The Isley Brothers, Stevie Wonder o Cissy Houston. El 6 de marzo del año 2000 fue incluido en el Salón de la Fama del Rock and Roll.

El siguiente vídeo se grabó dos meses antes de su muerte:

Leave a Reply