was successfully added to your cart.

George Best, el mejor jugador y mayor borracho de la historia del fútbol

“En 1969 dejé las mujeres y el alcohol. Fueron los peores veinte minutos de mi vida”.


GEORGE BEST,

EL FUTBOLISTA ESTRELLA DEL ROCK


George Best debutó con el Manchester United a la edad de 17 años, y en 1967 ya era el ídolo de los jóvenes ingleses, incluso por encima de los Beatles o Los Rolling Stones. Amante de la costa del sol española, portada de las más populares revistas británicas y una bestia salvaje de la vida nocturna, pasó por prisión, fue balón de oro a los 19 años y se construyó una pequeña mansión con una piscina llena de peces de colores con el dinero de su primer contrato.

La banda terrorista IRA lo quería matar. Un genio del balón que corría la banda derecha de estadios de fútbol multitudinarios a la misma velocidad que lo hacía en las barras del bar y los clubes de noche. El chico de Belfast, el melenudo, “El Quinto Beatle”, el jugador que faltaba a los partidos por pasar un fin de semana con una de sus fans era una estrella de rock futbolista.

Fue el primer jugador que hizo un anuncio para la televisión, para las salchichas Cookstown, donde dijo la frase: “los mejores embutidos de la familia”. El único Balón de Oro que podías ver en un bar de segunda categoría bebiendo Spritzer junto al personal dos días después de haber encumbrado la fiesta más glamurosa de Manchester. Cinco operaciones de cirrosis y un transplante de hígado que no acabaron con su carrera como alcóholico de primera división. George Best, para muchos el mejor futbolista del mundo, trascendió a lo deportivo y se convirtió en una estrella de rock para vivir el estilo de vida que por entonces marcaban los Rollins Stones y los Beatles.

“Me gasté la mayor parte de mi fortuna en mujeres, alcohol y coches deportivos.


El resto lo desperdicié”

George Best, el genio del fútbol que pernoctaba como las estrellas de rock

George Best, el genio del fútbol que pernoctaba como las estrellas de rock

George Best, como su propio pseudónimo indica, fue el mejor. Un verdadero fuera de serie en el mundo del fútbol, un genio de la pelota, un ídolo de la juventud; una bomba atómica en continua explosión dentro de la cancha y el bar. Un joven con demasiadas ganas de vivir una infancia que había perdido y que encontró en el éxito del deporte el pasaporte perfecto a los umbrales de la fama. La prensa lo bautizó como “el Quinto Beatle” por la melena que lucía en los partidos, pero lo cierto es que los de Liverpool se le quedaban pequeños cuando entraban en el bar. La historia de George Best termina en el cielo de los grandes excesos. Un galáctico del universo.

“Tenía una casa en la costa, pero para llegar a ella había que pasar por un bar. 


 Nunca llegué a ver el mar”

Su sobresaliente carrera deportiva estuvo desde los comienzos envuelta entre alcohol, mujeres, coches de lujo y drogas. Un futbolista convertido en estrella de rock inmerso en una autodestructiva carrera de fútbol, sexo, drogas y rock and roll. Sus continuas “fugas” de los entrenamientos, los excesos nocturnos y la indisciplina deportiva con los horarios terminaron por convertirlo en leyenda. Sus ligues con con Miss Mundo y las portadas en la prensa hicieron de él un modelo mediático. Recibía unas 10.000 cartas a la semana, muchas de ellas de admiradoras que le proponían una cita, proposiciones que George Best no podía rechazar.

“Mucha gente va diciendo por ahí que me he acostado con siete Miss Mundo,


pero sólo han sido tres”

En 1967 una encuesta proclama a George Best como el ídolo a seguir por los jóvenes británicos, por encima de Rolling y Beatles

En 1967 una encuesta proclama a George Best como el ídolo a seguir por los jóvenes británicos, por encima de Rolling y Beatles

“Cada vez que entro en un sitio, hay 70 personas que quieren invitarme a beber, y yo no sé decir que no”

George Best sirviendo copas a los amigos

George Best sirviendo copas a los amigos


George Best, el chico de Belfast


Aunque pueda parecer extraño Geroge Best fue un destacado estudiante, aplicado y muy inteligente.  Nació en Belfast en 1946. Recibió de sus padres el apoyo familiar necesario para salir adelante en el colegio, donde sus méritos le premiaron con una beca en la escuela de gramática. Allí no pudo practicar el deporte que más le gustaba, el fútbol, y tuvo que dedicarse al Rugby. Poco después consiguió entrenar en dos equipos de fútbol pero nunca consiguió formar parte de ninguno de los clubes. Lo rechazaron al considerar que su estatura y corpulencia no eran lo suficientemente rudas para el fútbol de contacto inglés.

“Se dicen un montón de bobadas sobre defensas rudos y jugadores destructivos. Yo les llamo simplemente HIJOS de PUTA”


“He dejado de beber, pero sólo cuando duermo”


“No me llega ni a los cordones de la botella”. (Sobre Paul Gascoigne

Pero el talento del chico de Belfast era más que manifiesto y en 1961 el ojeador del Manchester United quedó asombrado al ver la genialidad de George Best con el balón. El telegrama que mandó a la sede del club decía: “creo que he encontrado a un genio”. Dos años después debutaba con diecisiete en el primer equipo y en 1968 lo declaraban Balón de Oro. La cerrera del joven futbolista volaba fuera de órbita. Un tren de alta velocidad realizaba su salida desde los barrios de Belfast dirección a la fama británica. Su popularidad se multiplicaba, al igual que sus fiestas y sus éxitos en el terreno de juego.


George Best, un Beatle playboy

George Best, un Beatle Playboy

Con su primer contrato construyó una pequeña mansión

con una piscina llena de peces de colores

y compró tres coches: un Ferrari, un Rolls Royce y un Jaguar.

A los 22 años ya había escrito sus memorias.


Un tren con diferentes paradas:

El vagón que llevó a George Best a los bajos fondos de su carrera deportiva salía con retraso. La juerga de la noche anterior le hizo perder el tren que llevaba a su equipo, el Manchester United, a Londres para disputar un partido de liga frente al Chelsea. Tomó el siguiente, pero en el trayecto conoció a la actriz Sined Cusack. El “tren” de George nunca llegó a Londres, tomó otra dirección. El chico de Belfast había decido pasar el fin de semana junto a su nueva acompañante en otro lugar.

Bautizado por la prensa portuguesa como el Quinto Beatle, fue sin duda un jugador con una estética marcada dentro del universo disciplinario del fútbol. Su melena, sus patillas y su estilo asilvestrado eran el centro de atención de los estadios. Abrió varias tiendas de moda y clubes de noche en Manchester, y fue amigo de John Lennon, con quien se reunía amenudo para salir. Una de las celebraciones de estos se dio justo al declararse el Manchester United ganador de la copa de Europa, hazaña que convertía por primera vez en campeón europeo a un equipo Inglés. Tras el partido George Best se separó de sus compañeros y se marchó con su novia, Lennon y Yoko Ono a festejarlo por su cuenta.


 “Si yo hubiese nacido feo, no habríais oído hablar de Pelé”. 


Por lo general las tremendas borracheras eran la causa principal de los escándalos públicos que hacían de George Best portada principal de la prensa sensacionalista. “En una ocasión fue detenido y puesto en libertad bajo una fianza de 6.000 libras acusado de haber robado el abrigo de piel, el pasaporte, un talonario de cheques y otros objetos del apartamento de la Miss Mundo Marjorie Wallace. Tres días después, se aclaró el asunto. Se habían cogido tal borrachera, que Best, en uno de sus alardes, le propuso dar la vuelta al mundo. Cogieron un coche y, camino del aeropuerto, pararon en un bar. Allí siguieron bebiendo. Cogieron un taxi, pero cuando llegaron al aeropuerto, discutieron. Best quería empezar por Marbella, Miss Mundo quería ir a Hawai. Sus pertenencias estaban en el maletero del coche que habían dejado medio abandonado en el bar en su escapada.” Periódico As.

George Best detenido. Un error producto de sus borracheras

George Best detenido. Un error producto de sus borracheras


“Hace unos años dije que si me daban a elegir entre marcar un golazo al Liverpool o acostarme con Miss Mundo, iba a tener una difícil elección. Afortunadamente, he tenido la oportunidad de hacer ambas cosas”


En 1972 George Best anunció que se retiraba a Marbella, que no le gusta el clima de Inglaterra. Saturado del cielo gris adoptó como lugar de escapada la costa del sol española. Se rumorea que distintos clubes españoles se disputaron su fichaje, (Real Madrid, Barcelona, Atlético de Madrid), rumor que tuvo su espacio en la prensa deportiva. Pero el chico de Belfast tenía en mente su ciudad, Málaga, quien por entonces contaba con un equipo en tercera división, algo que no parecía importar al jugador. Pero la ley deportiva de esos años no permitía contratar extranjeros a equipos que no jugaran en las primeras ligas, por lo que el sueño de contar con un genio en las noches de jolgorio andaluz quedaron repartidas en las diferentes pero continuas vivitas del futbolista a la ciudad. Andalucía fue uno de los destinos preferidos de George Best.

George Best con amigos en la costa del sol

George Best con amigos en la costa del sol

Prácticamente desde su primera aparición pública fue objetivo de honor de la banda terrorista IRA. Poco antes del fatídico “bloody sundy”, George Best no pudo acudir al partido que enfrentaban a su selección, Irlanda, contra España. Los servicios de seguridad secreta habían descubierto las intenciones de su ejecución inminente  ese mismo día.

En 1974 se marcha del vestuario del Manchester United dando un portazo y asegurando que no volvería nunca más a jugar con el equipo. Comenzaba una carrera multiplicada por la noche, las drogas y el alcohol. Jugó en EEUU en los Angeles Aztecs, un equipo de quien Elton John era accionista y a quien quiso dar popularidad y peso fichando a grandes estrellas para alzar el deporte en norte América. Esta fue la oferta que recibió:  “Este año le pagaremos 20.000 dólares y el próximo, 30.000, le dijo el presidente. A lo que respondió: De acuerdo. Firmaré el año próximo. Volvió al Reino Unido (Stockport County, Cork City, Fulham, Hibernian, Bournemouth), luego Australia (Brisbane Lions), para acabar en el modestísimo Tobermore United.

El músico Elton John y George Best en EEUU

El músico Elton John y George Best en EEUU

En el año 2002 le trasplantaron el hígado, pero a los 4 meses había vuelto al chispeante mundo del Spritzers. Un mito del fútbol, un ídolo, un fuera de serie en la cadena de montaje que sin duda cubrió de leyenda su figura gracias a una vida intensa marcada por los escándalos, las drogas y el alcohol. Un futbolista a la cabeza de las estrellas de rock y sobre todo un verdadero genio del balón que marcó una generación, una estética, y diseñó su propia forma de entender el deporte.

Murió a finales de 2005. El 20 de noviembre el periódico News of the world publicaba una fotografía, a petición suya, de George Best postrado en la cama del hospital. La instantánea iba acompañada de un mensaje escrito por él mismo que decía: Don´t die like me// No muera como yo. El funeral del futbolista de Belfast adquirió unas dimensiones casi de estado.

Diez años más tarde la autopsia revelaba que el alcohol no había sido la causa exacta de su muerte. Irónicamente fallecía por el excesivo consumo de pastillas que se le había diagnosticado tras una infección en el pecho.

Vídeo de George Best en California

Chopper Monster

 

Leave a Reply

¡Únete al club!

Ofertas, novedades, entrevistas, reportajes…en el boletín de Chopper Monster.