was successfully added to your cart.

CON PECADO CONCEBIDO

Colaboración especial del mismísimo Jesús de Nazaret para Chopper Monster. No todos los días uno recibe tan grata sorpresa y trata con uno de los más grandes hombres de la historia de la humanidad. El hijo de Dios acaba de escribir un libro y no era menos hacerle un hueco en nuestro hermanado y comprometido blog. Os dejamos con un pequeño correlato crónico donde explica su experiencia y su trabajo en primera persona. Con todos ustedes Jesús y su libro:

CON PECADO CONCEBIDO

Cuando mi Padre, Dios Todopoderoso, me dijo que ya había llegado la hora de volver a la Tierra como habíamos prometido hace 2000 años, mi primera reacción fue salir corriendo. Pero lo de tener un Padre omnipresente es una putada (sobre todo en la adolescencia cuando pasas muchas horas encerrado en el baño) porque por mucho que corras Él ya está allí.
Intenté argumentar en mi defensa que todavía no estaba preparado, que parecía que fue ayer cuando los romanos me flagelaron y me crucificaron, que mi psicoanalista no veía ninguna mejoría en mi estado mental, que aún me despertaba por las noches envuelto en sudor gritando “Romanes eunt domus”… Como respuesta, mi Padre me dio una colleja (y una colleja de un ser todopoderoso duele, vaya si duele) y me dijo que me dejara de remilgos y que además repasara el latín. Por suerte la misión de salvar el Mundo (el planeta, no el diario) no iba a tener lugar en Palestina porque allí no iba a durar ni dos días a pesar de que ya no había romanos allí. La misión tendría lugar en un país “amigo” en el que se nos venera y se nos lleva en volandas, un lugar en el que nuestros representantes viven a todo lujo en pisos inmensos sin pagar IBI, un lugar en el que el Ministro de Interior le impone medallas a mi Madre, una unidad de destino en lo universal, la reserva espiritual de occidente. Un lugar llamado, de momento, España. Sería como jugar en casa, pan comido. Visto así no parecía tan malo. Sólo puse una condición: no estar obligado a vivir libre de pecado y protegido de toda perturbación, es decir, que no pensaba mantener la castidad.
Para esta nueva misión no se seguiría el tedioso proceso utilizado la vez anterior: buscar una virgen, enviar al arcángel para la anunciación, concertar una cita con la virgen y la paloma, apaciguar al marido dándole un título nobiliario en el santoral, nacer en un pesebre, pasar 30 años sin hacer nada, estar 3 predicando, curar leprosos, dejarse coger, dejarse matar a pesar de tener superpoderes, estar tres días en un frío sepulcro, resucitar, mover una roca que pesa una tonelada para poder salir, dar un garbeo por ahí, saludar a la peña, dejar unos cuantos recaditos y subir a los Cielos… aunque sigo sin entender de qué sirvió todo eso. Esta vez aparecería ya en edad adulta, concretamente 33 años (la edad de Cristo, ya ves tú), y hala, a predicar y a salvar a la humanidad. Creo que mi Padre escogió este método ante la imposibilidad de encontrar una virgen con edad legal en ese país, pero nunca lo reconocerá.
Lo primero que hice al llegar a la Tierra fue visitar a nuestro representante en ese país: Rouco Varela. Pensé que él me alojaría y me orientaría, ayudándome a adaptarme a estos nuevos tiempos de tribulación. Pero no, ese (mon)señor me tomó por loco y llamó a la policía. “Bien”, pensé, “mi primera noche en la Tierra la pasaré entre los desheredados y afligidos de espíritu que habrá en las mazmorras”. Nada más lejos de la realidad: banqueros, concejales, diputados, empresarios… superpoblaban la comisaría, que había sido acondicionada para tan ilustres huéspedes: jacuzzi, sauna, piscina climatizada, cátering de Ferran Adrià, celdas diseñadas por Calatrava, sábanas de Ágata Ruiz de la Prada… Por cierto, qué blandengues los policías actuales: ni me flagelaron, ni me torturaron, ni una mísera corona de espinas me dieron. Así cómo piensan combatir el crimen.
Predicar en estos tiempos no es fácil. Tras salir de comisaría me subí a una caja de cervezas en la Puerta del Sol y rememoré mi mejor actuación: “Bienaventurados los pobres en el espíritu: porque de ellos es el reino de los cielos…” No funcionó como esperaba, aunque tampoco estuvo mal: 16,35 euros me saqué, de los cuales tuve que darle 10 a Bob Esponja para que dejara de pegarme por quitarle el sitio.
Busqué leprosos para curar pero no los hallé. Curé a un pobre ciego que se pasaba el día dentro de una cabina gritando: “Iguales para hoy”. Pero a la que se dio cuenta de que podía ver la emprendió a golpes conmigo. “Que me quitan la pensión”, “Que me van a echar de la ONCE”, “Que a mi mujer le van a quitar el aparcamiento de minusválidos delante de casa y va a tener que buscar aparcamiento”… repetía. Entonces decidí obrar un milagro imposible. Y usé todo mi poder para que el Presidente del Gobierno hablara inglés de manera fluida. Acabé exhausto. Pero fallé. Ni siquiera pude mejorar su castellano. Hay cosas que se escapan a mi poder. Ni siquiera sé si mi Padre podría conseguirlo.
A pesar de mi fracaso no acababa de entender por qué nadie me hacía caso. Con lo que molan mis sermones y mis parábolas. En Palestina tenía una legión de seguidores… y de gruppies (por eso esta vez había dicho no a la castidad). Si en mi época hubiera habido un estadio en Jerusalén lo habría llenado. Y aquí, con la cantidad de pabellones deportivos vacíos que hay y no me sigue nadie.
Un compañero de apartamento (bueno, en realidad compañero de cajero automático en una entidad bancaria que no cierra por las noches) me dijo mientras compartíamos un cartón de Don Simón que ahora se tenía que hacer todo por redes sociales. Me gustó la idea. Tanto me gustó que para premiarle convertí su vino en agua pura, cristalina, baja en sodio y repleta de oligoelementos. Él como agradecimiento me dejó la cara como un mapa. Qué reacción más pintoresca. Decidido. Me abrí una cuenta de facebook:

image

y otra de twitter (@ErJesudelaMari)

image

Pero no había manera de encontrar seguidores. En twitter encontré muchos falsos profetas, como @diostuitero, con miles de seguidores y mucha más gracia (menudo crack, ese tiene muchísima más gracia que mi Padre con toda la Gracia de Dios), pero yo, que soy el auténtico, ni un miserable follower. Fue bastante frustrante.
Otro compañero de cajero me dijo que ahora lo que se lleva son las apps de móvil. Y me recomendó una llamada Grindr. Funcionó, vaya si funcionó, pero no como yo esperaba. Y no quiero contar más detalles al respecto. No diré nada. Que he dicho que no.
En el comedor social, una compañera me sugirió que me presentara a un reality. Hice todos los cástings: Gran Hermano, Supervivientes, Pekín Express, Mira quién baila, La voz, Quién quiere casarse con mi hijo… En todos me rechazaron por “no ser suficientemente friki”. Así que si yo no podía ir a un reality, haría que el reality viniera a mí. Yo me haría mi propio reality, como las Kardashian. Y eso hice, embarqué a toda la familia e hice cosas como esta:

Podéis ver el programa completo en:

http://www.conpecadoconcebido.com/index.php/videos

Pero el reality tampoco surtió efecto y además acabamos todos peleados. Ya eran complicadas las cenas de Navidad con todos mis padres. Pues ahora más.

image

Con mi padre (bueno, uno de mis padres) y Satanás viendo la Champions. Se masca la tensión.

 

image

Mi madre desesperada porque he vuelto a manchar las sábanas.

Entonces decidí darme un tiempo. Pero no iba a volver a cometer la tontería de irme al desierto a ayunar 40 días, no. Me fui de bares. Y en uno de ellos a altas horas de la noche conocí a Sergi Escolano, un escritor inteligente, increíblemente atractivo, con mucho talento, clase, prestancia, cultura… pero que incomprensiblemente no había tenido el éxito que se merecía con sus libros y sus guiones. Nos contamos nuestras penas y, animado por los vapores etílicos, me hizo una propuesta que no pude rechazar: protagonizar una novela. Mejor aún: protagonizar una novela en la que no me flagelan, no me torturan, no me crucifican y en la que se cena algo más que pan ácimo y vino. No podía decir que no.

Y así es como protagonicé Con pecado concebido.

image

En esta magnífica novela se narra la historia de Laura, una mujer que, tras muchos meses en el dique seco, decide salir de copas. Qué mala suerte que coincida con Satán en un bar, que se sientan atraídos, que pasen una noche loca en una sórdida pensión, que los preservativos que Laura llevaba en el bolso no fueran del tamaño apropiado, que ella esté precisamente en el momento adecuado del mes… Si un embarazo no deseado es una putada, lo es mucho más si la criatura es el Anticristo. ¿Mala suerte? ¿Casualidad? Quizás no. Detrás de este cúmulo de casualidades hay un complot urdido en el Infierno, a espaldas de Satán, para engendrar el Anticristo. Y también los esfuerzos del Cielo y sus ejércitos de ángeles que contraatacan de la única forma que se les ocurre: engendrando a su vez un Antianticristo. Un cúmulo de despropósitos por parte de ambos bandos, a cual más torpe, hace que el Fin de los Tiempos no se parezca en nada al que describe la Biblia, pero sea infinitamente más divertido.
Además de mi magnífica interpretación, que ya sería suficiente razón para comprar el libro, esta novela tiene algo que no habéis visto en ninguna otra: tiene extras. Finales alternativos (uno made in Hollywood y otro como en el teatro del siglo de oro, en verso), capítulos eliminados, tomas falsas, entrevistas a los personajes… y prólogo de JL Martín exeditor de El Jueves.
Las reacciones tras la publicación no se hicieron esperar, algunas buenas, otras no tanto:

imageimage

imageimage

image

Manifestación convocada por la Conferencia Episcopal y Flos Mariae

Pero los más inesperados fans del libro proliferaban por doquier, conviertiéndolo en un libro de culto.

image

Después de una dura jornada destruyendo planetas nada mejor que relajarse en la terraza de la Estrella de la Muerte con una buena lectura.

imageimage

image

—Luke, deja a esos rebeldes bolivarianos filoetarras. Únete a mí y yo completaré tu entrenamiento. Juntos dominaremos la galaxia. —Jamás me uniré a ti. —Déjate de monsergas y léete este libro. Es cojonudo. Haz caso a tu padre. —¿Cómo? ¿Has dicho padre? No me jodas.

Así que ya podéis comprar este maravilloso libro. Si la Biblia, con lo aburrida que es, ha vendido tantos ejemplares, éste, que es divertido, debería vender más. En verdad os digo que el que compre este libro tendrá descuento en tres pecados veniales (oferta no acumulable/sólo hasta fin de existencias). Por el contrario, el que ignorare mi amable consejo sufrirá una plaga bíblica encarnada en un nuevo vecino con insomnio fan del reggaetón o de Melendi, o peor aún, de ambos.
Avisados estáis.
Mis bendiciones
imageJesús de Nazaret
Hijo de Dios y Segunda Persona de la Santísima Trinidad
Personaje de la novela de humor Con pecado concebido
Community Manager, Predicaciones, Sanaciones, Resurrecciones, Multiplicaciones de panes y peces

@ErJesudelaMari  www.conpecadoconcebido.com

https://www.facebook.com/conpecadoconcebidoellibro/

Adquiere tu copia aquí: http://choppermonster.com/producto/con-pecado-concebido/

Leave a Reply

¡Únete al club!

Ofertas, novedades, entrevistas, reportajes…en el boletín de Chopper Monster.