was successfully added to your cart.

BOLO TIES, UN ACCESORIO CANALLA Y ELEGANTE


Bolo Tie, Bola Tie, String Tie, Gaucho Tie, Mono Loop Tie, Emblem Lariat, Neck Rope, Lariat Tie, Cowboy Tie, Western Tie, Thong Tie, Western Bolo Ties, Sport Tie, son casi tantos los nombres que se han utilizado para denominar este accesorio como los candidatos a su invención. Pero lo cierto es que el origen de este elegante complemento es del todo incierto y se difumina en la etérea sombra de las palabras.

Se desconoce el momento exacto en el que la bolo tie apareció como complemento de la historia de la moda masculina y femenina, un accesorio que por algún motivo nunca se elevó a la categoría de joya, un complemento de vestuario que si bien se expandió a lo largo de Estados Unidos nunca ha sido del todo popular, y que sin embargo, no deja de fascinar y sorprender a unos pocos elegidos.


 

Clint Eastwood luciendo Bolo Tie

 


Bolo Ties

Un complemento de frontera con espíritu antropológico


El origen de las bolo ties es del todo incierto. Se cuenta que existieron artesanos nativos que trabajaron este tipo de accesorio durante la década de los 40 en Phoenix, Arizona. Existe varias muestras en diferentes museos de Estados Unidos dedicadas exclusivamente a estas piezas, algún que otro libro y multitud de coleccionistas y amantes compulsivos.

Lo cierto es que las bolo ties viven en un continuo duelo a muerte entre lo hortera y lo elegante, una dialéctica de la que es responsable en gran medida el mal gusto del ciudadano medio norteamericano blanco. Aun así, las bolo ties continúan manteniendo un espíritu apache y de frontera que se mezcla con el estilo de vida cowboy, un accesorio que todavía perdura tanto como símbolo de forma de vida así como de tendencia de moda.

Se hace imposible determinar el origen de las bolo ties porque no existe documentación impresa hasta casi mediados de 1950, fecha en la que este accesorio comienza a popularizarse en Estados Unidos a través revistas de moda, periódicos y películas.

Anuncio publicitario en la revista Western Ranchman Outfitters, 1958

Como para otras prendas antropológicas la historia de la Bolo Tie responde a un periodo en el tiempo donde más de una se vieron las caras, y donde se sucedieron múltiples y diferentes episodios que propiciaron el cambio del salvaje oeste a la modernidad.

Ahora forman parte de la moda tanto femenina como masculina, y aunque como accesorio nunca ha sido una pieza mainstream, es constante su aparición e influencia en diferentes estilos como el western o el rockabilly, y en los últimos años se ha convertido también en un recurso recurrente de grandes firmas de moda como Gucci o Armani.

Estilo Teddy Girl Bolo Tie

Dos fábulas sobre el origen de las Bolo Ties

Manny Goodman, un propietario ilustre de una tienda de artesanía de Nuevo México, que tenía el nombre de The Covern Wagon, cuenta que cuando era joven existió alrededor de 1930 una serie de clanes, Los Navajo, Hopi y los Zuni, que usaban piezas para juntar sus pañuelos alrededor de su cuello. Estos utilizaban una pieza de plata que ajustaban a martillazos en forma de pasador para sus pañuelos, una técnica que posteriormente se aplicó a los cordones de cuero.

Bob Dylan con Bolo Tie

Por otro lado existe la versión de Bill Kramer, que dice que fue Victor E. Cedarstaff el inventor de la bolo tie, un trabajador de la plata que vivió en Arixzo durante la década de 1940. La historia narra que este y unos amigos perseguían a un grupo de caballos salvajes cuando al protagonista se le voló repentinamente la pieza que lucía en su sombrero pero seguidamente consiguió recuperarla al vuelo y la colocó alrededor de su cuello para no perderla de nuevo.

Entre la habilidad que había demostrado y la imagen que quedó tras la escena, él con la corbata que sin querer había improvisado colocada en el cuello, sus compañeros no pudieron sino que saltar en asombro y reconocer que aquello le sentaba francamente bien, aquella corbata era estéticamente bonita. Poco tiempo después su autor decidió crear una línea siguiendo el estilo y añadiendo unas puntas y una pieza de ajuste para dar forma a la bolo tie tal y como la conocemos en la actualidad.

Bolo Tie Unicorn Gallery

Atribuciones

Una vez llegamos a la modernidad ya es más sencilla de relatar la historia de este accesorio, por lo menos desde el momento que este elegante corbatín llegó a la gran pantalla de la mano de John Travolta, primero en los 80´s con la película “Urban Cowboy” y después en los 90´s con Pulp Fiction, sin olvidar el empujón que el estilo rockabilly le inyectó en Inglaterra.

De dónde proviene no se sabe, ni tampoco en qué momento pasó a formar parte de la moda masculina ni por qué, ni si su nacimiento fue progresivo o espontáneo. La historia de las bolo ties en la moda se bifurca en diferentes caminos: el de los indios navajos, el de los colonos americanos, vaqueros argentinos y el de los chicos malos del rock and roll, caminos que pretenden autoproclamarse inventores originarios.

John Travolta en Pulp Fiction

Se dice que las Bolo Ties provienen del sudoeste de Estados Unidos y que fueron los indios navajos quienes las inventaron. De ahí los motivos decorativos de su cultura, el uso de piedras de la zona y la plata.

También está quien defiende que las bolo ties son producto de la evolución del uso de scarf slides y corbatas victorianas por parte de las tradiciones pioneras estadounidenses de mediados a fines de 1800.

Otra atribución sostiene que, más allá del oeste americano, los vaqueros argentinos lucieron primero una versión similar del bolo actual. Un corbatín hecho de correas de cuero entrelazadas que llamaban lazo ‘lariat’.

Los británicos también tienen su propia versión llamada ‘bootlace’, una versión que se hizo muy popular entre los ‘Teddy Boys’ durante la década de 1950, quizá la manifestación más europeizada de las bolo ties.

Independientemente de quién la inventó y cuándo lo hizo, lo cierto es que existió un tiempo en el que dos culturas se encontraron en el nuevo continente, un acontecimiento del que ya se conoce el resultado, pero que sin embargo, si se atiende a su letra pequeña, se hace posible imaginar cómo de allí nació un nuevo accesorio que recogía el legado de ambas culturas. Al igual que la camisa western, la bolo tie se configuró como un símbolo de esa unión entre culturas, como un objeto de frontera que lejos de desaparecer continúa destacando por su identidad canalla y elegante.

Leave a Reply